Cine tróspido| 'Hot Milk'

Creo que Ricardo Bofill Jr. debería escribir la sección de cine tróspido semanalmente. Le haré llegar una propuesta formal, pero como no creo que acepte, de momento voy a hablar un poco de su película Hot Milk (2005).

"Mi película es un cuento moderno. He querido explorar el mundo del desmadre y la fiesta a través de la inocencia pura y virginal de una hermosa niña de pueblo."

Ricardo Bofill Maggiora, hombre que da cosica, en El Mundo.

Bofill, auteur.

Cosica. (diezminutos.es)

El auteur de esta obra maestra de lo tróspido es, como digo, Ricardo Bofill Jr. Si, como yo, estáis perdidos en el mundo del salseo rosa, un resumen: hijo del arquitecto Ricardo Bofill, definido como el “eterno enfant terrible”, arquitecto, tertuliano de televisión, escritor, director de cine, todas las profesiones que se puedan comprar con dinero. Expareja de Paulina Rubio y exmarido de Chabeli Iglesias Preysler, hija de Julio Iglesias e Isabel Preysler (estoy descubriendo mundos fantásticos; gracias, Wikipedia). En algún momento, la adicción a las drogas hizo que se retirara de la vida mediática. Y aquí estamos.

“El guión no era lo importante. Les dije a los actores que durante el rodaje lo tiraran a la basura”, explica Bofill. Es obvio. Y viendo Hot Milk queda claro que la trama tampoco era importante. Ni las actuaciones. Ni la cinematografía. Ni la estética. No sé qué era lo importante.

Algunos datos sobre Hot Milk:

  • Bofill la define como una combinación entre el cuento de Cenicienta y Pigmalión. No sé por dónde empezar.
  • Comparte el récord a película más premiada por los Premios Godoy (galardones a las peores películas españolas del año) con FBI: Frikis Buscan Incordiar, de Javier Cárdenas. Peor Director, Peor Guión, Peor banda sonora, Peor Dirección Artística, Peores Efectos Especiales, Peor Vestuario, y Peor Peluquería y Maquillaje. Y eso que competía con otras obras maestras como El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo o Kibris: la ley del equilibrio.
  • La producción contó con el apoyo de Televisió de Catalunya, el Instituto de Crédito Oficial, el Institut Català de Finances, el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, i el Institut Català de les Indústries Culturals. Porque hay que apostar por la cultura y el talento nacional.
  • Algunos de sus personajes: Panorámix, traficante de personas y droga que organiza viajes erótico-festivos a Ibiza y secuestra a la protagonista. Washaba, villana lesbiana multimillonaria. Tanit, señor que adivina el futuro tocándole los pezones a las mujeres.

ARTE.

A estas alturas, probablemente estéis deseosos de conocer qué trama ideó la mastermind de Bofill para dar cabida a todo esto. Como no hay nada mejor que hacer un domingo que descifrar adivinanzas narrativas, y no me veo capaz de mejorar las palabras del propio auteur, os dejo la sinopsis oficial sin modificación alguna:

“La bella Esther (Ana Turpin) trabaja en una vaquería perdida en las montañas. A ella le fascina bailar. Y empieza la historia. Su empresa este mismo fin de semana va a una convención láctea en Madrid con el grupo de bailarinas-compañeras que anuncian la marca de la leche: “¡Hot Milk!”. Esther está tan nerviosa que no consigue ordeñar y por eso “el malo”, su jefe, el señor Lahuerta (Vicente Gil) la castiga ¡y las chicas se van sin ella! Afortunadamente se han olvidado el “GLOBO-VACA” una pelota promocional de Hot Milk... Esther se ofrece para llevarla pero el señor Lahuerta no la deja ir, hasta que Esther después de mucho insistir, lo consigue. Empieza su viaje.

Impressionant sentit de l'estètica.

Impresionante sentido de la estética.

En el aeropuerto conoce a Panorámix (Sergio Pazos), un “hombre mágico”, traficante de personas, que cobra por llevar Cluberos drogados a las discotecas de las islas. Una de sus plazas queda vacante y engaña a Esther para que se sume al grupo. ¡Los Cluberos se llevan a Esther a Ibiza!

Allí Esther conoce a un grupo de “monstruos modernos”, seudo-pijos drogatas: Grace (Vanesa Otero), la engaña desde el primer momento; Washaba (Laura Domínguez), “mala” fascinante y misteriosa; Álex (Iván Morales), un loco de la noche, de las drogas, del sexo; El Rata (Eloy Yebra) y Álvaro (Zoe Berriatua), dos locos que están más en el cielo que en la tierra; Lula (Macarena Gómez), una loca simpática; Transformator (Marcos Canas), las drogas le transforman cada cinco minutos; Tanit (Enrique San Francisco), falso predicador del nuevo sueño hippie trasnochado; y Lucas (Daniel González), un buen chico. Todos ellos intentarán embaucarla para satisfacer sus deseos personales. Y al final, ¿logrará Esther decidir en que lado de la vida se queda?”

Ho sento.

Lo siento.

Personalmente mi favorito es el “falso predicador del nuevo sueño hippie trasnochado”, pero esto va a gustos. El diálogo de la película es, así aproximadamente, 50% chistes misóginos y homófobos de cuñado y 50% directamente incomprensible. No sé cómo se le pudo escapar a Bofill, ya que cuando le dejaban escribir en La Vanguardia solucionó en un artículo todos los problemas del feminismo.

No puedo cerrar este artículo sin recomendaros leer al menos la sinopsis de Nietzsche, otra Obra de Arte del mismo autor. Y pedir perdón por los píxeles, por algún motivo no hay material de Hot Milk en 4K.

Imágenes: Canónigo films. Imagen principal: Fimotech.com.

Irina Cruz

Irina Cruz

Comunicadora audiovisual, doctoranda en cine contemporáneo con visión de género.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR