Cine tróspido| 'Catwoman' (2004)

Decir que Catwoman (2004) es una película mala es quedarnos cortas.

El filme, protagonizado por Halle Berry -que pobre, no tiene ninguna culpa y aceptó muy dignamente su Razzie a la peor actriz- y dirigido por Jean Christophe Comar, nació rodeado de confusión. El 1993 se anunció la preproducción, pero Michelle Pfeiffer, que había encarnado al personaje en Batman Returns (1992) se retiró del proyecto, y una sucesión de guionistas fueron participando y abandonándolo progresivamente. El resultado es una película que yo describiría como "?¿!?¿!?!¿??????!¿!???" y muchos gestos con las manos. Digamos que es Cat woman... literalmente. Pero no es... Catwoman. Es cómo si alguien hubiera sentido hablar de Selina Kyle (Catwoman, DC Comics) y hubiera dicho "Hostia, calla. Vaya ideaca. Una mujer que tiene poderes... así como felinos... y... hace cosas." y un grupo de hombres blancos de mediana edad sentados alrededor de una mesa de madera dijeron "Sí.". Y entonces la secretaria, mirando por la ventana y pensando que se merece mucho más que esto en la vida, preguntó "qué cosas?", y el alguien dijo "no lo sé... cosas así... de mujeres".
Si no habéis entendido nada, no os preocupéis, yo os explico. O mejor todavía, os lo enseño:

La trama es la siguiente: Patience Phillips (que es un OC porque ¿QUIÉN PODRÍA SER LA PROTAGONISTA De UNA PELÍCULA SOBRE CATWOMAN SI NO? ¿CATWOMAN? ¡NO! ¡DEMASIADO PREVISIBLE!) es diseñadora gráfica trabajando por una malvada empresa de cosmética (cosas de mujeres) y descubre que la empresa fabrica una crema que es adictiva y hace que se te deshaga la cara si dejas de usarla.

Sí.

Entonces, claro, pasa aquello de "¡ahora sabes nuestro secreto y te tenemos que matar!" y la matan. Pero resucita. Un gato la resucita. Un gato egipcio sobrenatural e inmortal. Y Patience YA NO ES PATIENCE PHILLIPS DISEÑADORA GRÁFICA. AHORA ES CATWOMAN. Y ES GUAI. En un proceso transformativo que no tiene nada a envidiar al de Spider-man, Patience descubre sus poderes con la ayuda de una mujer que tiene muchos gatos. De día, hace vida normal, pero por la noche roba cosas que brillan. La dualidad de la mujer: nutridora y feroz (frase real de la peli). Esto crea una gran tensión argumental puesto que Patience está saliendo con un detective de policía, que de día queda con ella y por la noche investiga a una misteriosa ladrona que se le parece mucho pero lleva una máscara de gato.

Además, el personaje hipermalvado de Sharon Stone y Patience-Catwoman tienen escenas de cariz eroticofestivo subtextual, mientras van vestidas la una con lencería y la otra con piezas de cuero. Una de estas escenas culmina con  Patience-Catwoman poniéndose el teléfono móbil de la otra a la banda de los pantalones, bajo el ombligo. ¿Por qué no se lo pone en el escote? De todos los lugares donde puedes traer un teléfono mòb... oh. Oh, lo acabo de entender. Desgraciadamente, su relación no acaba de funcionar, puesto que la malvada Sharon Stone asesina a su marido -después de que este contrate a una modelo más joven para ser la cara de sus productos diabólicos- para que parezca que lo ha hecho un gato (arañazos y mordiscos felinos incluidos) y culpa de ello a Patience-Catwoman.

Gal pals. Fuente: Foto promocional. Warner Bros.

Gal pals. Fuente: Foto promocional. Warner Bros.

Va de pelo

Debo decir que desde que vi esta película no he podido dejar de pensar en los cabellos de Patience. Ya, también dice mucho mí que de todas las absurdidades de Catwoman, el tema de los cabellos fuera lo que más me marcara... Lo que pasa es lo siguiente: una vez Patience se hace cargo de sus poderes felinos, toda ella cambia. Se siente más segura de sí misma, más confiada. Este cambio es representado a la película con un corte de pelo. Pero no es sólo que el nuevo peinado marque el cambio entre la Patience de antes y la de ahora. La Patience con el pelo largo representa un modelo de feminidad que la Patience con el pelo corto rechaza. Patience 1 es aburrida, discreta, atareada... nadie quiere ser Patience 1. Pero Patience 2 tiene PODERES MÁGICOS, viste con ropa ajustada de cuero por ninguna razón en absoluto, se maquilla y es sexualmente inquieta. Y, decidme, ¿quién no quiere vestir con ropa ajustada de cuero por ninguna razón en una película de mierda? Aquí nos encontramos ante una unión muy extraña de tropos. Por un lado, hay el tropo de "buen pelo, mal pelo", donde un peinado representa al personaje cuando es bueno y el otro la representa cuando es malo. Por otro lado, hay el tropo del make-over, del que ya hemos hablado en otras ocasiones: el personaje "poco interesante" se vuelve extremadamente atractivo después de hacerse las cejas y alisarse el pelo. Aun así, aquí es a la inversa, si el tropo de make-over estipula que el personaje pre-make-over es poco femenino contrariamente al personaje post-make-over que se adecúa a la perfección a la feminidad normativa, el make-over de Patience indica un cambio entre una feminidad normativa no atractiva para un público masculino heterosexual y una feminidad muy atractiva -la femme fatale- para este mismo público. Lo contrario de Fantine, vaya.

Se podría argumentar que el corte de pelo representa el despertar de la sexualidad de Patience, si esta hubiera sido reprimida, cosa que sería una escena de empoderamiento, pero no es el caso. Al final de la peli, Catwoman pasea por una azotea mientras de fondo suena su voz hablando de la libertad que ha conseguido. Pero... Patience nunca había sido representada como anhelando esta libertad. También se podría decir que es un guiño a la escena de Michelle Pfeiffer en Batman Returns, donde Selina destroza su casa (rosa, con peluches...) mientras se cose unos guantes de látex, pero la escena de Pfeiffer tiene mucho más sentido a nivel argumental, hay una voluntad de rechazar su personalidad (le chilla a los mensajes de su madre al teléfono, se deshace de lo que antes apreciaba, destroza sus paredes rosas... es catártico).

Y esta es, me temo, la esencia de la película. En otras palabras, Catwoman tiene la misma sustancia argumental que un anuncio de Pantene.

Imagen destacada: Imagen promocional. Warner Bros.

Francesca Blanch Serrat

Francesca Blanch Serrat

Doctoranda en Literatura Inglesa del siglo XVIII con perspectiva de género por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR