Cine Tróspido: 'Batman y Robin'

Batman y Robin (1997) es una película del director norteamericano Joel Schumacher. ¿Qué digo, una película? Batman y Robin es una obra maestra del cine de nuestros tiempos, una Opera Prima del hombre -qué digo, el hombre, el GENIO- que también ha llevado a la luz un tesoro, un patrimonio audiovisual cómo es El Fantasma de la Opera (2004), entre otros.

Es importante decir que me dispongo a ver Batman y Robin sin tener ningún tipo de experiencia en las diversas sagas del superhéroe de DC llevadas a la gran pantalla, más allá del vídeo convertido en meme de Ben Affleck. Así que, con un bloque de notas y un lápiz en la mano, sin prejuicio alguno o amor propio, me adentro en esta fascinante experiencia que me cambiará la vida para siempre. Ya nunca nada será lo mismo. Trajes ajustados con pezones marcados, una tensión homoerótica insoportable, la tarjeta de crédito de Batman, surf aéreo, Poison Ivy haciendo un striptease saliendo de un disfraz de orangután... y un malvado, Mr. Freeze -señor Congelado, el próximo fichaje de La Sirena, sin duda- que se merece un artículo de personajes tróspidos para él solito: habla casi exclusivamente haciendo juegos de palabras con el campo léxico del frío, vive en un edificio en forma de cabeza de muñeco de nieve y obliga a sus asistentes a cantar villancicos bajo su dirección musical. ¿He mencionado que lo interpreta Arnold Schwarzenegger?

Tan pronto como empiezo el visionado, tengo que pulsar pausa. Mi mente, convulsa, agitada, tiene dificultades para asumir lo que ve. No lo puedo describir con palabras, cinco años de estudios de Filología no me sirven de nada en este momento. Haceos un favor y empezad a mirar desde el minuto 1:13. Me lo agradeceréis toda la vida.

Pensaba que no acabaría nunca, y que las dos horas que dura esta película estarían exclusivamente dedicadas a primeros planos del culo de George Clooney.

No pasa mucho tiempo hasta que conocemos al malvado de la peli: Mr. Freeze. A ver, ¿cómo presentar a un hombre que lleva el tropo de Women in the Fridge (mujeres en la nevera) hasta el extremo de tener literalmente a su mujer dentro de un contenedor de hielo?

Si.

Si.

Vamos allá. Mr. Freeze era un respetado investigador hasta que sufrió un accidente mientras intentaba buscar una cura para su mujer enferma -la mujer tiene nombre, lo mencionan dos veces, pero esto es todo- y desde entonces se ha convertido en un malvado antihéroe helado. Mr. Freeze necesita diamantes para hacer funcionar su equipo, y es así, en una incursión al museo de Gotham, que se encuentra con Batman y Robin. Hasta aquí todo bien. Las cosas se complican -para mí, que lo tengo que ver con estos dos ojos- cuando la batalla entre las fuerzas del bien y las del mal se convierte en un partido de hockey sobre hielo con un diamante de la medida de un puño cerrado como disco. ¡¡¡SÍ!!! Porque las botas de Batman y Robin se convierten en patines de hockey cuando la misión lo necesita, una de las muchas practicalidades a tener en cuenta cuando diseñamos el vestuario de un superhéroe. Batman y Robin escapan y persiguen a Mr.Freeze y el diamante haciendo... surf aéreo:

Surf aéreo.

Surf aéreo.

Lo que ocurre a continuación me sirve para introducir uno de los temas centrales de la película: la tensión homoerótica que se combina con los problemas de pareja de Batman y Robin. Mr.Freeze congela a Robin y dice aquello tan gastado de "¡tus sentimientos te hacen débil, Batman!", y claro, tiene razón. Cuando Robin se recupera, Batman/Bruce y él discuten: "No seas tan protector! No confías en mí!" dice el joven. Y es cierto, Bruce sufre por la seguridad y la vida de su compañero. Aprender a superar esto y dar más autonomía a su pareja es uno de los primeros pasos hacia una mejor convivencia. Robin/Dick, a quien el mayordomo de la familia Wayne llama Master Dick -dick en inglés, además de ser la forma corta de Richard, quiere decir pene, y master quiere decir maestro, yo lo dejo aquí-, se pasa la película babeando momentáneamente detrás de los dos personajes femeninos, Poison Ivy y Barbara (BatGirl), pero parece olvidar su interés romántico cada pocos minutos. Bruce, por otro lado, tiene una pareja, una mujer muy atractiva que la verdad no recuerdo si sabemos cómo se llama, y que tiene dos escenas y un total de cinco líneas. Esta mujer le propone matrimonio a Bruce, pero él, distraído con luchar contra el crimen, no las tiene todas. Ay señor, ¡el subtexto, el queerbaiting!

Poison Ivy antes de ir a Cambio Radical.

Poison Ivy antes de ir a Cambio Radical.

A continuación Schumacker nos presenta a Poison Ivy. Como Mr. Freeze, Poison Ivy era una respetada investigadora preocupada por la Naturaleza y su preservación. Poison Ivy nace como la aportación de DC durante la Segunda Oleada del Feminismo (los sesenta-setenta). En teoría. En realidad, Poison Ivy es una femme fatale y ecoterrorista de primera línea, recientemente confirmada como lesbiana -su pareja es Harley Quinn. En la peli, la conocemos como investigadora y es ridiculizada físicamente: se la ve sucia, dejada, parece que no tenga dentadura y su pasión por las plantas y su protección roza la histerismo. Pero ¡no os preocupéis! Todo esto cambia cuando, ignorando los discretos avisos de la puerta que veis en la imagen, entra en conflicto con su compañero de laboratorio, quién lo ataca y... pam! Femme fatale.

Eso que lleva es un disfraz de orangután.

Eso que lleva es un disfraz de orangután.

Bien, no seré yo quien os desvele el final de esta obra maestra... es muy aburrida, con la excepción de la incorporación de Barbara, Batgirl, al equipo. Barbara, respetada estudiando de Oxbridge de día, se dedica a hacer carreras de motos clandestinas por la noche. Mientras Bruce y Dick persiguen a los malvados, ella descubre la Batcueva y después de encontrar un uniforme hecho a su medida se une a la pareja protagonista. Cosas que hace: se pelea con Poison Ivy mientras le dice "You give women a bad name" (Haces quedar mal a las mujeres) y, cuando cuestionada por Batman sobre su nombre de heroína, responde: "Batgirl!" ante la confusión de Bruce, que responde "That's not awfully PC... how about batwoman, or batperson?" (Esto no es muy políticamente correcto, ¿qué te parecería 'batwoman', o 'bat-persona?').

Como apunte final, os dejo con lo que habéis estado esperando desde la introducción: los trajes de Batman y Robin. Recordad: id a comprar Batman y Robin ahora mismo, compradla en DVD, en blu-ray, enterradla al jardín, en una caja fuerte... no se han visto películas cómo esta.

La excelencia cinematográfica tiene un nombre, y es Joel Schumacker.

cap107508343

Imagen destacada: Batgirl, Batman y Robin. Fuente: Revista GQ.

Fuente de los gifs: Tumblr.

Todas las imágenes de la película mostradas en este artículo son fotogramas de la misma y pertenecen a Warner Bros.


T'agrada la nostra feina?

Francesca Blanch Serrat

Francesca Blanch Serrat

Doctoranda en Literatura Inglesa del siglo XVIII con perspectiva de género por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR