Nostalgia|'Cat People', 'La Mujer Pantera'

Leí un artículo de Pilar Pedraza sobre la Mujer Pantera, Cat People, de Jaques Torneur, hace más de cuatro años, en clase de literatura comparada.

La historia me atrajo como siempre han hecho las narrativas de mujeres monstruosas, mujeres bruja o mujeres malas. Desde Medea y las ménades hasta Morgana y las banshees, hasta la Mujer Pantera y Poison Ivy.

Irena Druvona es extranjera, serbia. Conoce al protagonista masculino, Oliver, ante la jaula de la pantera negra del zoo. Se casan. La noche de bodas, ella le pide paciencia ya que no se siente preparada para consumar el matrimonio. Más tarde confiesa bajo hipnosis al psiquiatra que tiene miedo de convertirse en una temible mujer gato si consuma el matrimonio o se siente contrariada. El origen de este miedo recae en la historia de su familia y en la tradición serbia: su madre formó parte de una facción de brujas adoradoras de Satanás (seitán) que podían convertirse en gatos gigantes. La explicación es confusa, ya que se mezclan elementos míticos del folklore serbio con miedos y preocupaciones íntimas de Irena. El matrimonio se estanca (Oliver tiene los huevos a punto de explotar) y no tarda en surgir la tercera en discordia, la compañera de trabajo de Oliver, Alice.

Alice está enamorada de él y, por cierto, ha esperado a que se case y que su matrimonio sea un fracaso para aparecer como interés romántico (el puritanismo de 1944). Irena, celosa, persigue a Alice en una escena en la que se intuye que se ha convertido en una pantera acechando su presa. Irena vuelve al psiquiatra, que hace patente su deseo de seducirla. Finalmente Oliver anuncia su intención de divorciarse y casarse con Alice. Ambos quieren internar a Irena, llegan a un acuerdo con el psiquiatra que visita a Irena e, inesperadamente, le da un beso. En ese momento ella se convierte en pantera y lo mata. Inmediatamente Irena se dirige al zoo, abre la puerta de la jaula de la pantera y se deja matar por felino, que luego escapa y es atropellado por un coche.

24-simone-simon-theredlist

Cat People, La Mujer Pantera, toca tantos temas que me es imposible hacer un análisis en profundidad en un solo artículo. No es de extrañar que una película como ésta llamara la atención de la crítica feminista. En primer lugar, en una época en que la gran mayoría de monstruos de la RKO eran masculinos, tenemos una mujer con la que, a pesar de su monstruosidad, podemos empatizar, de la que conocemos los miedos y los deseos, que está dibujada con arco evolutivo, que es indiscutiblemente la protagonista de la película.

Como el caso de tantas mujeres monstruosas, esta película habla de la peligrosidad del deseo femenino en una sociedad patriarcal reprimida en la que esto representa algo ajeno e impuro. Efectivamente, durante la película se habla múltiples veces de la religión cristiana como algo aspiracional y representativo del "bien", en contraste con las creencias de las antepasadas de Irena. En un punto de la película un guardia del zoo cita la Biblia para calificar a la pantera como un animal que representa el mal absoluto. En otro momento, una mujer serbia (presumiblemente otra mujer gato) saluda a la Irena como "hermana", gesto al que ella responde santiguándose. Esta escena, junto con el hecho de que fuera la madre de la Irena la bruja gato, plantea una oposición de una sociedad matriarcal pagana con una de patriarcal cristiana.

catpeople_2

La faceta reprimida de mujer gato de Irena es lo que la hace atractiva para el sexo masculino: el halo de misterio y magia que la rodea la hace sexualmente irresistible. Oliver confiesa a Alice que, a pesar de no saber si ama a Irena, cuando ella está presente la debe mirar y cuando está cerca siente la necesidad de tocarla. Esto no es nuevo, la mujer fatal resulta siempre irresistible para el protagonista masculino de manera irracional, ¿no os suena esta excusa? -No lo pude evitar... La diferencia con Irena es que ella no ejerce de antagonista sino de protagonista y que lucha contra lo que la hace irresistible: su yo animal. Como otras mujer fatal, sin embargo, la liberación de este deseo lleva a la perdición de aquellos que la rodean.

Por otra parte, la cristiandad y el paganismo también alimentan el imaginario del peligro de lo extranjero. Irena es algo exótico, atractivo, incomprensible y peligroso. La vemos rodeada de simbología de lo salvaje, desde pinturas selváticas hasta una estatua enorme de Anubis, dios egipcio del inframundo que, en un contexto de confrontación entre cristiandad y paganismo, se puede considerar un paralelo de Satanás. También se cuenta la historia de cómo el Rey Jorge expulsó y eliminó a los mamelucos (antepasados de Irena) y llevó el cristianismo a Serbia. En este sentido tanto el Rey Jorge como Oliver representan la civilización -y el cristianismo- como algo a aspirar, la normalidad de lo cotidiano y occidental.

catpeople1942

Mediante la negación por parte de Irena de consumar el matrimonio se nos plantea una visión bastante clara de la importancia del consentimiento. Es Irena la que decidirá el momento en que se siente preparada para dar un beso (la versión puritana de consumar) a su marido. Oliver en ningún momento rompe el consentimiento, aunque es la frustración de su deseo lo que rompe el matrimonio. Irena se entristece por no poder complacer a su marido a causa de sus miedos, pero aún así no cede en ningún momento. El psiquiatra, sin embargo, tiene una visión del consentimiento "diferente". El psiquiatra le expresa a Irena su deseo de hacerle un beso, a lo que ella responde: "Lo que sé es que no me gustaría que usted me diera un beso". Aún así, el psiquiatra se presenta en su piso y la besa sin consentimiento, no pregunta ni duda, la desea y para él -y para la sociedad patriarcal a la que representa- esto es suficiente, la consecuencia es la muerte del doctor, no sin que antes clavarle a Irena su espada (no es metafórico, literalmente la atraviesa con una espada que llevaba escondida en su bastón, todo muy fálico, lo sé).

A pesar de ser una película referente para la crítica feminista, es dudoso calificar la película como tal. No olvidemos que la aspiración principal de la protagonista es ser una mujer "normal", formar una familia y ser lo que llamaban una buena mujer cristiana y que la incapacidad de hacerlo la lleva a la muerte. Aún así, hay múltiples temas para explorar y el aire melancólico, surrealista y misterioso de la película hacen de ella algo hipnótico que, como Irena, la mujer gato, atrae irremediablemente a la espectadora.

Todas las imágenes son fotogramas de la película.

Nora Soler

Nora Soler

Diseñadora especializada en comunicación interactiva. Ilustra y escribe para Zena.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR