Canciones inquietantes: Sonata Arctica

Sonata Arctica es una banda finlandesa de power metal con dieciocho años de trayectoria. Es también uno de mis grupos de metal preferidos, tanto por sus melodías como por algunas de las historias que explican, que incluyen una revisión a la inversa del cuento de Pinocho. Sí, un niño que quería ser un muñeco de verdad.

El power metal es un subgénero del metal propenso a explicar historias épicas, bebiendo no sólo del imaginario medieval europeo, sino también empleando la fantasía fantástica como referente (Blind Guardian tiene un disco basado en el universo de El Señor de los Anillos). Es por ello que sus seguidores suelen estar muy atentos a la letra de las canciones. En el caso de Sonata Arctica, algunas de ellas transmiten mensajes sobre la relación de los hombres heterosexuales con las mujeres hetero muy preocupantes. En este artículo se analizan tres, Shy, Tallullah y The End of This Chapter, pero hay otras, como Letter to Dana, que también merecen un análisis a fondo.

La mujer seductora y malvada

Al principio pensé que se trataba de una jugada maestra de la banda, formada íntegramente por hombres, para decirle a su público, sobre todo a los hombres heterosexuales jóvenes, que hay actitudes hacia las mujeres que son intolerables, y por eso creí que estas canciones eran capítulos de una historia más grande que sólo se entendía si escuchabas el álbum entero, un recurso bastante empleado en el mundo del metal. Aunque fuera así (que seguramente no lo es y todo forma parte de mi proceso de negación), Internet permite que las canciones circulen sueltas.

Escuchadas en su individualidad, algunas canciones transmiten un ideal de amor tóxico que banaliza la violencia hacia las mujeres al presentarla como una consecuencia justa al rechazo por parte de la mujer del amante hombre, absolutamente devoto de su amada, hasta el punto de que está dispuesto a morir por ella (en Shy, por ejemplo).

Las mujeres que aparecen a las tres canciones son presentadas como caprichosas y vanidosas. Todas ellas enamoraron al protagonista y son conscientes de ello, pero al final lo dejan, a veces por otro, o bien les gusta que les vaya detrás. Así, el estribillo de Shy, sobre un chico tímido que no se atreve a hablar con la amada, dice:

“Sometimes I'm wondering why you look me and you blink your eye

You can't be acting like my Dana

Y see you in Citylite dinner serving all those meals and then

Y see reflection of me in your eye, oh please

Talk to me, show some pity

You touch me in many, many ways

But I'm shy can't you see”

A veces me pregunto por qué me miras y me guiñas el ojo

No puedes estar actuando como mi Dana

Te veo en la cafetería Citylite sirviendo todos aquellos platos y entonces

Veo mi reflejo en tu ojo, oh, por favor,

Háblame, compadécete de mí,

Me tocas de muchas maneras,

Pero soy tímido, no lo ves

 

Más adelante, el narrador incide en el poder que ella que tiene sobre él:

“I see, can't have you, can't leave you there 'cos I must sometimes see you

But I don't understand how you can keep me in chains

And every waken hour, I feel your taking power From me and I can't leave

Repeating the scenery over again”

Lo veo, no te puedo tener, no te puedo dejar, porque a veces te tengo que ver,

Pero no entiendo cómo me puedes mantener encadenado

Y cada hora que pasa, siento que tomas el control y no puedo marchar

Repitiendo la escena cada vez

 

En Tallullah, dos estrofas también inciden en esta idea:

“I remember little things, you hardly ever do,

Tell me why, I don't know why it's over,

I remember shooting stars, the walk we took that night,

I hope your wish came true, mine betrayed me”.

Recuerdo pequeños detalles, tú casi nunca lo haces

Dígame por qué, no entiendo porque se ha acabado,

Recuerdo estrella fugaces, el paseo de aquella noche

Espero que tu sueño se hiciera realidad, el mío me traicionó

“I see you walking hand in hand with long-haired drummer of the band,

In love with her or so it seems, he's dancing with my beauty queen,

Don't even dare to say you, still swallowing the goodbye,

But I know the feelings still alive, still alive”.

Te veo andando cogida de la mano del batería de cabellos largos de la banda

Enamorado de ella o esto parece, él está bailando con mi reina bella,

No me atrevo a decirte hola, todavía asumo el adiós,

Pero sé que el sentimiento todavía vive.

 

La letra de Tallullah, además, da a entender que la mujer no sabe lo que quiere, mientras que el hombre sí. Él tiene claro que su amor es para siempre:

“You let my hand go and you fake a smile for me,

I have a feeling you don't know what to do,

I look deep in your eyes, hesitate a while,

Why are you crying.

Tallulah,

It's easier to live alone than fear the time it's over,

Whoa, Tallulah,

Find the words and talk to me, oh,

Tallulah,

This could be heaven”

Dejas que mi mano se vaya y finges una sonrisa para mí,

Creo que no sabes qué hacer,

Te miro profundamente a los ojos, dudo un momento,

¿Por qué lloras?

Tallullah, es más fácil vivir solo que pensar que el tiempo se ha acabado

Whoa, Tallullah, encuentra las palabras y habla conmigo,

Tallullah,

Esto podría ser el paraíso

La masculinidad subalterna o “el agresor pobrete”

En las tres canciones, la maldad de la mujer es contrapuesta a la devoción y obediencia ciega del hombre, que es incapaz de controlar las pasiones que ella le despierta. Ello lleva a que la letra banalice o presente como consecuentes actos de violencia machista. En Shy, la timidez del protagonista lo lleva a espiarla y asediarla, esperando a que ella se compadezca de él. Lo podemos ver en las estrofas de la canción seleccionadas en el apartado anterior, pero también en ésta:

“Working late in diner Citylite, I see that you get hombre alright

Make sure that you can't see me, hoping you will see me”

Trabajando tarde en la cafetería Citylite, veo que llegaste bien a casa

Me aseguro que no me ves, deseando que me veas

 

En Tallullah, el protagonista llega a preguntarse si con su actitud indiferente, ella lo está castigando por “haber perdido la paciencia” una vez, y sigue:

“I'll always love you, no matter what you do,

I'll win you back for me if you give me a chance”

Siempre te amaré, hagas lo que hagas,

Te recuperaré si me das la oportunidad

 

Tal como hemos explicado en Zena, los patrones clásicos de seducción, transmitidos en la cultura popular, muestran al hombre como un conquistador que tiene que ganarse a la mujer. A pesar de que ella se niegue (no puede decir que sí a la primera porque sino sería una mujer fácil), hay que ir insistiendo, tarde o temprano caerá. Este guion, no obstante, tiene consecuencias diferentes, y requiere de estrategias diferentes, en función del tipo del hombre. El relato de seducción nos dice que los hombres con características más cercanas a la masculinidad hegemónica suelen ser los que tienen más probabilidades de acabar triunfando, mientras que las probabilidades de éxito se alejan a medida que el hombre se aparta de estos cánones.

En Zena hemos comentado que esta situación, lejos de llevar a un replanteamiento del concepto de masculinidad, crea resentimiento en los hombres con masculinidades subalternas. Si tomamos como ejemplo las figuras del nerd y el friki en la cultura popular, vemos cómo el relato de estas historias o bien justifica que estos hombres maltraten a las mujeres como venganza por su rechazo, o bien disculpan sus actitudes machistas presentarlas como patéticas y, precisamente porque son lastimosas, efectivas. Es el caso de The Big Bang Theory.

Los buenos chavales de Sonata Arctica optan por la primera opción. The End of This Chapter contiene todos los elementos que he ido desgranando a lo largo del artículo. Os dejo la letra para que saquéis vuestras conclusiones.

Te di mi tiempo,

Te di mi vida entera

Te di mi amor, cada céntimo

Me dijeron que era un crimen

¿Lo recuerdas?

O fue en vano

 

Miré la luz, me senté en tu mina de carbón

La promesa que hicieron, ¿la tengo que mantener?

Asegurarme de que nunca nos veremos

No la puedo recordar

La promesa que hice de forma tan profunda

Dime que los tiempos pasados no morirán

Dime que las mentiras pasadas siguen vivas

 

Por cielos oscurecidos, he viajado sin luz

Me he hundido en el pozo de mi mente

Demasiada fondo, para no ser encontrado nunca

Lo puedo recordar

Como fuiste tan vanidosa

Dime que los tiempos pasados no morirán

Dime que las mentiras pasadas siguen vivas

Un amor que expiró hace demasiado tiempo

Me mata, me excita

 

Tienes un amor nuevo

Y te favorece

Nunca he deseado que te murieras, todavía

Ahora puedes tener todo aquello que nunca te pude dar

Mira por la ventana, soy yo

 

Lo siento, estoy aquí

No sé si te asusto

Te cuchicheo al oído

¿Por qué está él aquí?

 

Mientras duermes, te robo un pendiente,

Enciendo una vela, este enojo que gestiono

Dijeron que no te encontraría, pero ahora estoy a tu lado

No soy del todo estable

A estas alturas tendrías que saber que eres mía

Dime que los tiempos pasados no morirán

Dime que las mentiras pasadas siguen vivas

Te digo que los tiempos pasados no morirán

Te digo que las mentiras pasadas siguen vivas

El amor tenía que caducar hace demasiado tiempo

Me mata, te matará a ti

Los tiempos pasados no morirán

Te digo que las mentiras pasadas siguen vivas

Odio haber conspirado hace tiempos

Mátame, por favor, mátame antes

Te digo que los tiempos pasados no morirán

Imagen destacada: logotipo de la banda. Fuente: sitio web de Sonata Arctica.

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR