Bottom shaming y misoginia.

Toda persona homosexual ha oído esta pregunta cuando está en una relación: ¿Quién es “el hombre” y quién es la “mujer”?.

Esta idea está fuertemente arraigada en nuestra comunidad (quién es el activo y quién el pasivo) por unas normas de género basadas sobre la idea de qué y cómo debe ser un hombre y qué y cómo debe ser una mujer:

  • Un hombre debes ser masculino, dominante, agresivo y sexualmente insertivo.
  • Si eres una mujer debes ser femenina, pasiva, sumisa, sexualmente receptiva.

Estas cualidades hacen parecer poderosos y por lo tanto valiosos a los hombres y vulnerables, débiles y por lo tanto menos valiosas a las mujeres. Básicamente es la descripción del sexismo, completamente misógino y completamente absurdo. Como colectivo, hemos internalizado tanto estos códigos que los trasladamos a nuestras relaciones. Por ejemplo, en cuando hablamos sobre otros hombres y analizamos sus patrones de conducta, sus amaneramientos, sus inflexiones de voz, gustos personales, etc. y los categorizamos en función de este binarismo, hasta el punto que llegamos a clasificarnos y “estigmatizarnos” entre nosotros mismos.

Estos miedos comprometen nuestra masculinidad o feminidad a la única representada bajo una perspectiva heteronormativa concreta. Revisionando series para posteriores artículos, no sélo en las tramas con personajes gay protagonistas, sino también en series menos inclusivas, este shaming (ridiculización) está presente.

HTGAWM promo

Casting de How to get away with murder

Claro ejemplo de ello es How to get away with murder, serie de la factoría de Shonda Rhimes, donde  la representación del colectivo está siempre presente. Aún así, el personaje de Connor Walsh, (Jack Falahee, que recientemente ha salido del armario como heterosexual),  nos muestra tanto en su trama de personaje como en la supertrama de la serie una horrible cantidad de bottom shaming.

El bottom shaming es la tendencia cultural a calificar el compañero receptivo (pasivo) sexual como alguien de menor valor que el compañero insertivo (activo). Esta devaluación está vinculada a lo anteriormente citado sobre cómo se valoran todas las cosas femeninasEn la mayoría de los episodios de la primera temporada de HTGAWM está presente este concepto y en el peor de los casos es innecesario.

HTGAWM - Connor

Jack Falahee - Connor Walsh

En el piloto, Connor, el personaje de Jack Falahee, tiene un encuentro sexual con Oliver, un técnico informático, donde le ordena que se de la vuelta, (esto no es malo). En el segundo episodio descubrimos que a Oliver no le gusta “darse la vuelta”. Cuando Connor vuelve al final del episodio para cenar y con una disculpa, Oliver le dice desde la puerta “Crees que estoy tan desesperado como para que con comida y miraditas me ponga de rodillas como un triste twink*?” Oliver le cierra la puerta, pero reconsidera la oferta de cena y sexo, pero esta vez le dice: "-Hoy te monto yo".

Esas palabras llevan una gran carga ideológica. En la serie, montar se asocia con poder, con dominancia. Ser sexualmente receptivo se ve como un acto que no se hace voluntariamente, es más como una herramienta de castigo.

En los siguientes episodios la cosa no pinta mejor. El tercer episodio explica que la pareja de una chica del grupo tuvo un affaire con Connor y lo acaba superando marcándolo como “estupidez de juventud”. En el episodio cuarto, Connor llega un poco tarde a un juicio. Cuando un compañero le espeta: “en serio tío, ¿no tienes el culo cansado?",  Connor sonríe respondiendo, "¿quien ha dicho que ha sido mi culo?". Llegando todo a un momento especialmente molesto, en el quinto episodio, donde no solo Connor consigue información “dominando” a un asistente, sino que cuando éste se revela como traidor, la acusación y confrontación que recibe es de que en prisión será la “putita” favorita de los presos. Este personaje se acabará suicidando. 

El bottom shaming no sólo está presente en series mainstream con algún personaje homosexual para llenar cuota, sino también en series íntegramente homosexuales, como Queer as folk o la reciente Looking, aunque se enfoque de diferentes maneras.

queer-as-folk

Queer as folk casting

Queer as folk fue y sigue siendo una serie necesaria para conocer todos los estereotipos de la realidad homosexual. Donde los roles tanto emocionales y sexuales de los personajes están montados de la misma manera que lo expuesto anteriormente. Tenemos a Bryan Kinney; protagonista, directo, altivo, seductor nato, alfa... por lo tanto, activo, sexualmente insertivo. Michael, mejor amigo de Bryan. más dulce, educado, vulnerable, sexualmente receptivo la mayor parte de las veces, pasivo. Ted, tímido, reservado, amable, sexualmente receptivo, pasivo. Emmet, muy afeminado, exclusivamente pasivo.  En la serie no se intenta revertir estos estereotipos, y es una verdadera lástima. Aún así, la serie sigue siendo necesaria en muchos temas, como la presentación de la realidad gay a una audiencia heterosexual, el tratamiento del VIH a inicios del milenio y tristemente un avance del tiroteo que ocurrió en la discoteca Pulse y el tratamiento médico posterior.

Looking

Looking Casting

Looking trata este tema desde la perspectiva de la vergüenza personal por no querer ser el pasivo. Cuando el protagonista, Patrick, (Jonathan Groff) está intimando con otro personaje y éste le dice que le gustaría hacer de activo y el protagonista se cierra en banda, se asusta y acaba con la relación, poniendo de manifiesto esta vergüenza.

modern family

Modern Family

Modern Family presenta a una familia homosexual, pero aún así la idea de quien es “el hombre y la mujer” está muy presente. La audiencia de la serie posiblemente ha asociado estos roles inconscientemente, pero también se explicitan  en sus episodios.

Aunque no en todas las series está presente este sentimiento y poco a poco se va eliminando. True blood tiene a personaje homosexual como Lafayette, con manerismos y afeminado, que en ningún momento se presenta con vergüenza ni se asocia a ningún tipo de “tendencia sexual” más allá de su homosexualidad. Personajes así sí que ayudan a apoyar la idea de una masculinidad sana sin esas ideas preconcebidas. En un episodio de The Newsroom, se entrevista a un soldado gay republicano, que se presenta como una persona tridimensional y no se define por su acto sexual.

Al final del día, todo este debate es sobre proteger una idea de masculinidad muy tóxica y misógina independientemente de la orientación sexual. ¿Por qué importa tanto todavía que se nos vea como hombres? ¿A quién le importa?. Por suerte, esta idea se está deconstruyendo.

* Twink es un arquetipo de homosexual normalmente asociado a hombres jóvenes, delgados, muy afeminados que se identifican como pasivos o sexualmente receptivos exclusivamente.

Todas las imágenes son promocionales de ABC, SHOWTIME, HBO y NBC. Imagen de portada y video, Boy is a bottom de Willam.

Javi Morán

Javi Morán

Graduado en cine y audiovisuales por la ESCAC y especializado en guion audiovisual. Activista LGTBI+.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR