'3%': diversidad y ciencia ficción low cost

El artículo comenta la serie “3%” a grandes trazos y contiene los mínimos spoilers posibles, pero desvela información general sobre la trama y los personajes.


En un futuro cercano, el 3% de los jóvenes brasileños son elegidos para pasar a vivir en una misteriosa isla utópica, Maralto, mientras el 97% restante es abandonado a su suerte en la extrema pobreza del país. La serie de pruebas a las que se enfrentan conforman “El Proceso”, y a éste no le faltan detractores: “La Causa” busca destruir el sistema desde dentro.

Esta es la premisa de 3%, la primera serie brasileña producida por Netflix (y disponible en España). Tras el estreno de la primera temporada a finales de 2016 y el éxito en la crítica, la plataforma tardó poco en firmar una segunda temporada (aún se desconoce la fecha de estreno). La decisión no sorprende a nadie que haya visto 3%, ya que tiene todos los ingredientes para triunfar en pleno 2017: ficción distópica protagonizada por una joven rebelde que desafía al sistema, reflejo de las injusticias sociales del mundo contemporáneo, jóvenes atractivos enfrentados en pruebas imposibles y hasta malos malísimos bien corruptos.

Els protagonistes de '3%'

Los protagonistas de '3%'

La serie nace de un piloto de producción independiente, presentado en YouTube en 2011, que consiguió llamar la atención de Netflix. El piloto es obviamente low cost, pero con pocos medios sus directores (Daina Giannecchini, Dani Libardi y Jotagá Crema) consiguen crear la inquietante y tensa atmósfera que caracteriza la serie. Pese a disponer de más medios, la adaptación de Netflix mantiene el aspecto minimalista y depende de la impecable cinematografía de Cesar Charlone (Ciudad de Dios, El Jardinero Fiel) para centrar la atención (y la tensión) en la psicología de los personajes, demostrando que es completamente posible crear ciencia ficción sin apenas efectos especiales ni presupuestos desorbitados.

Muchas historias distópicas están basadas en el control y jerarquización de la población, y en cómo los sistemas utilizados por el régimen son injustos y a menudo ridículos. 3% centra la trama precisamente en esto, creando un “Proceso” basado en entrevistas personales que buscan romper emocionalmente al candidato, pruebas supuestamente meritorias sin ningún sentido y experimentos psicológicos claramente sádicos. Lo que demuestra Ezequiel (João Miguel), el responsable del Proceso, es que lo realmente importante es que la gente crea ciegamente en el sistema, no la eficiencia de éste. La serie pone en cuestión el poder de Ezequiel para mantener la fe de la población e invisibilizar a los opositores del sistema, la Causa.

5352-3-percent-streaming

Ni el género, ni la raza, ni la clase ni la sexualidad son características determinantes en el proceso. Las jerarquías sociales quedan anuladas al llevar al límite el elitismo social y la diferencia entre los habitantes del continente y los de Maralto, haciendo que lo realmente ridículo del proceso sea que sus resultados son prácticamente aleatorios. Esto permite a la serie contar con un elenco de personajes diverso y, si bien todos parten del mismo punto ante las pruebas, se exploran sus diferencias (principalmente de clase) a través de flashbacks que muestran su vida antes de llegar al proceso.

La representación de género y raza en 3% es digna de destacar, sobre todo en comparación con la mayoría de películas y series del estilo. Si bien el protagonismo queda bastante dividido entre los seis personajes principales (tres femeninos y tres masculinos), Michele (Bianca Comparato) carga con mayor peso narrativo, y Joana (Vaneza Oliveira) destaca por su impermeabilidad, dureza e inteligencia, un arquetipo reservado normalmente a personajes masculinos. No solo hay equidad de representación entre los participantes del Proceso, sino que también entre los organizadores y en los puestos de poder destacan los personajes femeninos, interpretados además por mujeres negras, como Aline (Viviane Porto), que busca ocupar el puesto de Ezequiel como líder del proceso, o Nair (Zezé Motta), del consejo que gobierna Maralto. La serie tampoco cae en estereotipos de género al generar motivaciones para cada personaje, evitando recurrir al tópico de la violencia sexual y construyendo personalidades bastante más interesantes para sus personajes femeninos que la de simple víctima. Curiosamente, el estereotipo de la maternidad protectora como característica de las mujeres es subvertido al ser un personaje masculino el que tiene como motivación y debilidad principal a su hijo.

La Michele i en Fernando.

Michele y Fernando.

Otro importante punto a favor de la diversidad viene dado por el hecho de que uno de los protagonistas, Fernando (Michel Gomes), se mueve en silla de ruedas, y no es curado milagrosamente por el proceso. La presencia de personajes protagonistas con discapacidad en thrillers de ciencia ficción es muy limitada, y más en distopías juveniles como 3%. Además, y ahora sí que cuidado con el spoiler para acabar, Fernando se convierte en el interés romántico y sexual de la protagonista durante la primera temporada.

Imágenes propiedad de Netflix.

Irina Cruz

Irina Cruz

Comunicadora audiovisual, doctoranda en cine contemporáneo con visión de género.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR