Alice Lidell: ¿mujer fuerte o histérica?

A pesar de ser un juego que empieza a poder considerarse retro Alice: Madness Returns (2011), la segunda entrega de la saga desarrollada por American McGee, lleva bien los años por varias razones.

Principalmente porque es un juego de acción y aventura muy entretenido y con buena jugabilidad. El juego nos engancha rápidamente a través de sus espectaculares escenarios amplios y coloridos, por la estética gótica y, sobre todo, a través de nuestra protagonista: Alice Liddell. Liddell, nombre original de la protagonista de la gran obra literaria de Lewis Carroll es, en este caso, una niña que sufre una grave psicopatía y debido a esto es encerrada en un centro psiquiátrico para niños y niñas con trastornos. Pero escapa del centro para adentrarse en un mundo de pesadillas fruto de su mente trastornada.

Alice-Madness-Returns-PS3-Screenshot-3
A través del videojuego, Alice va pasando por varios episodios psíquicos que hacen que entre en otras dimensiones paralelas. Es precisamente en estos episodios donde tendremos que matar una gran variedad de monstruos con una interesante variedad de armamento: un cuchillo de cocina, un molinillo de pimienta, un caballete de juguete, una tetera, etc. Dentro de estas dimensiones paralelas tendremos que ayudar a Alice a encontrar las partes perdidas de la memoria para poder salir de su terrible enfermedad. Alice Lidell es sin duda un personaje sin escrúpulos y fría que mata sin remordimientos, además su mirada constantemente perdida acentúa su estado psicopático.

Desde el punto de vista de género parece que Lidell, una mujer dura, valiente y sin escrúpulos, quiera conectar con una imagen crítica de la mujer. Además, el logotipo del videojuego, una clave con el signo femenino, realza esta primera idea. Pero si analizamos algo más profundamente, el hecho de que Alice sufra una enfermedad psicòtica hace que entramos en el siguiente debate: ¿es Alice la representación de la mujer valiente o de la mujer histérica?

Alice-alice-madness-returns-E2-99-A0-E2-99-A3-39186871-1244-700

Primeramente pienso que es importante hacer un poco de memoria histórica: la histeria femenina era una enfermedad diagnosticada por la medicina occidental desde la antigua Grecia hasta medios del siglo XIX. Esta enfermedad la tenía que tratar un médico a través de un masaje pélvico hasta que la mujer llegara al orgasmo. Más adelante se descubrió que esta enfermedad no existe debido al avance de la psicología de trastornos de conversión. A pesar de que esta enfermedad ya no sea vigente dentro de la medicina, la imagen de la mujer histérica todavía vive en la mente de la sociedad occidental y es bastante común escuchar afirmaciones tales como “esta mujer es una histérica” cuando una mujer actúa de una manera poco adecuada desde el punto de vista de la mentalidad masculinitzada. Volviendo a nuestra protagonista Alice, a pesar de que, cómo hemos dicho, es una protagonista fuerte, su personalidad psicótica hace que desconectamos de la imagen de mujer fuerte para pasar a la de la mujer loca o histérica. Y eso nos lleva a la pregunta: ¿A caso las mujeres no podemos ser fuertes y frías sin una razón psicòtica de fondo?

alice madness returns trajes 1

Otro aspecto interesante desde el punto de vista de género es el armamento que usa la protagonista. Como ya hemos comentado previamente, Alice utiliza principalmente instrumentos de cocina y debido a esto algunas mujeres nos podemos sentir ofendidas por recordarnos la imagen tradicional y machista de la mujer encerrada a la cocina. Pero quizás lo que nos tenemos que plantear es si realmente el que es negativo se vincular la mujer con la cocina o el hecho de que despreciemos este honrado oficio por considerarlo femenino ¿por qué no nos gusta ver a las mujeres de cocineras? ¿Realmente es negativo que Alice utilice utensilios culinarios para matar? O quizás el problema radica en que el hecho de que Alice utilice utensilios culinarios rebaja su agresiva imagen.

En resumen, Alice: Madness Returns es un buen juego con buenas gráficas que todo y el paso de los años aguanta bien y vale la pena volver a jugar. Vale la pena porque combina bien las plataformas con la acción, por los entrañables personajes de Lewis Carrol, por la estética muy trabajada y, porque, quizás a algunas y algunos nos hace reflexionar.

Imágenes: http://dameotrarazon.blogspot.no/

Alba J. Bagà

Comunicòloga audiovisual especialitzada en pedagogia audiovisual.

Deixa un comentari

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR